UN OASIS DE FLORA Y FAUNA

Por: SURTREK

Más allá de todo el misterio y el mito, la selva amazónica ecuatoriana es dueña de uno de los lugares más amigables para el viajero que quiere explorar un milagro de la naturaleza: el Parque Nacional Yasuní.

Situada en el noreste de Ecuador, esta reserva protegida está a la distancia de un vuelo corto (25 minutos) desde la cosmopolita capital ecuatoriana – Quito o de un recorrido de cuatro horas y media, por tierra. Su gran extensión cubre 9.820 km2, con exuberante selva tropical. Este parque está limitado por dos majestuosos ríos que alimentan al legendario río Amazonas y que forman una especie de cabeza de caimán, con sus enormes fauces abiertas.

yasuni-aerea

Cortesía Ivonne Baki

El Parque Nacional Yasuní es, con certeza, uno de los lugares más biodiversos de la tierra. Allí, el viajero amante de la aventura despertará antes de que amanezca con un coro de aves, rugidos guturales de monos aulladores y chillidos de los monos ardilla, que saltan de rama en rama.

Al explorar la selva tropical, o apreciar los bosques desde las torres de observación construidas en los lodges, las abstractas estadísticas acerca de “mega- biodiversidad” del Yasuní cobrarán vida frente al turista. A partir de ahí, será capaz de descubrir por sí mismo, sobre el dosel del bosque primario, las casi 600 especies de aves de la reserva (un tercio de todas las que habitan la región Amazónica).

Del mismo modo, mientras rema en su canoa, a través de arroyos de aguas negras y lagunas, se dará cuenta de que el Parque Nacional Yasuní es el hogar de aproximadamente un tercio de las especies de anfibios y reptiles del Amazonas. Por si fuera poco, un mamífero famoso habita en esta zona: se trata del delfín rosado, animal amigable e inteligente que encanta a primera vista.

tigrillo--ocelot-01_331tigrillo--ocelot-01mauro-burzio

Cortesía Ivonne Baki

FAUNA

Los ríos, lagos, arroyos y pantanos del Parque Yasuní son el hogar de 250 tipos de anfibios y reptiles y 382 especies conocidas de peces. Es uno de los lugares más biodiversos de la tierra.

_0169843-c

Cortesía Sacha Lodge

Los ríos, lagos, arroyos y pantanos del Parque Yasuní son el hogar de 250 tipos de anfibios y reptiles y 382 especies conocidas de peces. También habitan allí nuestros amigos acuáticos de sangre caliente, como las nutrias gigantes. Usted podrá recorrer lugares increíbles en este auténtico jardín natural, cuya riqueza se debe a la coexistencia de distintos ecosistemas, cada uno con su flora y su fauna característicos.

Por otro lado, la riqueza de la selva del Parque Yasuní no se expresa sólo en su vida vegetal y animal. La selva está llena de una mezcla increíble de diferentes culturas indígenas, cada una con su propia lengua, historia y cosmovisión.

Contados en unos pocos miles, los Huaorani (WAO) –cuyo nombre significa “humano” o “gente”- son los amos de este universo selvático. Mientras muchos de ellos permanecen aislados de la “civilización”, otros han estado en contacto con el mundo occidental durante décadas y están perfectamente integrados en él. Un viaje al Parque Yasuní ofrece la oportunidad de conocer e interactuar con ellos, para aprender sobre su cultura y sus formas de vida en la selva amazónica.

El viaje

napo_01_223napo_01mauro-burzio

Fotografía: Mauro Burzio

Para llegar al Parque Nacional Yasuní, es imprescindible contratar los servicios de operadores turísticos especializados, que organicen su vuelo desde Quito hasta Francisco de Orellana (conocida localmente como “Coca”), en el cauce del río Napo. Si se hospeda en un hotel de selva o lodge, tendrá que abordar una gran canoa cubierta de motor, y realizar un viaje por río.

Desde allí, los huéspedes deben cambiarse a canoas más pequeñas para remar por las lagunas de aguas negras, o caminar hacia su lodge (el transporte motorizado no está permitido en estas lagunas, para no perturbar la vida silvestre).  El viaje dará tiempo a los visitantes para observar especies como las nutrias de río, lechuzas,  martines pescadores, hoatzins, jacamars, halcones y monos.

Los viajeros pueden experimentar la increíble biodiversidad de esta región, ya sea al alojarse en uno de los lodges de la selva, a lo largo de las riberas del río Napo, o en un viaje a bordo de alguno de los barcos de lujo, que navegan por los afluentes del río Amazonas.

Actividades

platform1

Cortesía: Sacha Lodge

En el Parque Nacional Yasuní existen actividades y opciones que se ajustan a los intereses y capacidades físicas de todo tipo de viajero. Estas incluyen excursiones por la selva, observación de aves, pesca de pirañas, safaris fotográficos, visitas culturales a comunidades indígenas, navegación por los ríos, en canoa, balsa, kayak o incluso tubing.

¿Viajar por la selva amazónica con comodidad y seguridad es realmente factible? Le aseguramos que sí. Si decide hacerlo, podrá atestiguar que un viaje a la región amazónica ecuatoriana no solo puede lograrse de manera segura y asequible, sino que una incursión al Parque Nacional Yasuní será una experiencia fascinante en su vida.

ACTIVIDADES NOCTURNAS

En los safaris, los viajeros salen con linternas en busca de los habitantes nocturnos de la selva: caimanes, arañas, serpientes y sapos. También es posible mirar las estrellas y disfrutar de la vista ecuatorial.

Artículos Relacionados