* Visita la página web de República del Cacao haciendo clic en el logo

Nuestro país cuenta con el clima perfecto para cultivar cacao fino. Entre los años de 1880 y 1920, Ecuador llegó a abastecer la demanda de entre el 50% y 75% del mercado mundial de cacao fino. Este fue un período crucial para la industria cacaotera, que además constituyó una de las épocas de mayor bonanza económica para el país

Sin embargo, por factores agrícolas y de mercado, el cultivo y la demanda de cacao fino disminuyeron considerablemente. No es sino hasta después de varias décadas que recupera su importancia gracias a la popularización del chocolate en el mundo. Alrededor del 85% de la producción de esta variedad, también conocida como Pepa de Oro, proviene de América Latina, y fue adquiriendo popularidad a nivel mundial porque su sabor, aroma y calidad son excepcionales.

Hoy, República del Cacao, marca líder en el mercado cacaotero con más de diez años de exitosa trayectoria en la venta de barras de chocolate, recubiertos, hot chocolate, y más; está conformada por un grupo de personas que comparten un interés común: proteger el Cacao Fino de origen. En la actualidad, Ecuador no solo pretende ser una potencia en producción de cacao, sino que aspira a dar un paso más hasta convertirse en un “país chocolatero”.

Para lograr este objetivo, República del Cacao ha creado vínculos cercanos y prósperos con agricultores, cacaoteros, emprendedores, chefs y reconocidos chocolatiers a nivel mundial, para en un esfuerzo conjunto ofrecer al mundo productos de primera calidad. Su visión se basa principalmente en la cooperación e inclusión, pero además, República del Cacao brinda apoyo a más de 2.000 pequeños agricultores de cacao de origen.

El objetivo es que estos productores cultiven, procesen y vendan de manera óptima y adecuada el cacao fino, para así garantizar la sostenibilidad en la producción e industrialización de productos que, paso a paso, van encontrando su posicionamiento en el mundo.

Una de las estrategias implementadas para materializar este proyecto fue la creación del Taller del Cacao, lugar donde se elabora el mejor chocolate de puro cacao fino además de repostería derivada, como pasteles, galletas, mousses, confitería, pastas, entre otros. Paralelamente se incentiva a nuevos talentos gastronómicos para que se conviertan en pequeños empresarios, tarea que ejecuta Santiago Cueva, el chef de marca.

Un sinnúmero de delicias propias de Ecuador hechas con chocolate de cacao fino es el resultado de esta acertada gestión. Bombones rellenos de colada morada, canelazo, uvillas, coco o rosero; bombones hechos con cacao en grano y tocte; y también trufas y cortezas con garrapiñado. La degustación de productos es propia de una refinada cata que engríe a los más exclusivos paladares. Taller del Cacao se ha convertido en el lugar perfecto para disfrutar de recetas únicas y sofisticadas en bombonería.

Otro programa enfocado e inspirado en la misión de proteger el cacao fino en Ecuador es El Rincón del Emprendedor, proyecto que brinda asesoría técnica y profesional a empresarios que están iniciando innovadores negocios. Cuenta ya con varios emprendedores que se han sumado a la aventura de sacar adelante esta iniciativa, en la que cada emprendedor contribuye significativamente con sus productos, y a la vez suma su esfuerzo al objetivo de rescatar el cacao fino de origen.

Paul Jáuregui, conocido artista ecuatoriano, realiza ilustraciones gráficas inspiradas en la Pepa de Oro; Natalia Espinosa dio un toque artístico al rincón con cerámicas elaboradas a mano; Eduardo Intriago es parte de una empresa familiar llamada Luz y Aromas que produce velas artesanales con diseños exclusivos y variedad de aromas que se comercializan en el Rincón del Emprendedor. También Ana Isabel y María Ruth Moreno incorporaron jabones finos de proceso artesanal natural, hechos a base de manteca de cacao y aceites esenciales, perfectos para el cuidado de la piel.

A estos productos se suman deliciosas mermeladas de chocolate, elaboradas por Daniel Durán, estudiante de gastronomía especializado en dulcería, chocolatería y repostería. Maluchi Vivar y Benjamín Passini, con su marca La Distribuzione, ofrecen creaciones irresistibles como spreads de cacao mezclados con varios ingredientes que son un verdadero deleite. Y por si esto fuese poco, una fusión del tradicional alfajor de Río de la Plata con el mejor chocolate ecuatoriano lo ofrecen un grupo de cuatro amigos, dos ecuatorianos, una argentina y una panameña, bajo la marca Che Alfajor.

El nuevo local de República del Cacao, ubicado en el corazón del Centro Histórico de Quito, ofrece todos estos maravillosos productos e invita a vivir una mística experiencia de cata de fino chocolate en sus múltiples presentaciones. Sin duda son momentos extraordinarios, compartidos en un ambiente muy agradable al que todos desearemos regresar.

Artículos Relacionados