Aventura entre cascadas y volcanes

Fotos y texto por María Laura Vera

La prestigiosa ubicación geográfica de Quito hace que las opciones para salir de la rutina no sean un problema. Viajando durante una hora en cualquier dirección desde el centro de la ciudad se descubren destinos únicos.

Molinuco

Tal es el caso del Refugio Ecológico Molinuco, una reserva natural ubicada en el sector de Sangolquí, al Sur-Oriente de Quito, en la rivera oriental del río Pita. Está rodeado por un gran bosque de eucalipto, pino y ciprés de 60 hectáreas, de las cuales 15 hectáreas pertenecen a vegetación nativa y bosque primario. Es un paraje natural rodeado por montañas, cascadas y vertientes, ideal para todo tipo de espíritus aventureros.

Este punto turístico cuenta con parqueadero, restaurante, hospedaje, zona de camping y área de juegos para niños. Además ofrece paseos a caballo, pesca deportiva, canchas de fútbol y volley, y hasta karaoke. Pero la verdadera aventura empieza en sus múltiples senderos donde se observa la riqueza natural del lugar.

Molinuco

Caminatas río abajo por un sendero que está rodeado de árboles y custodiado por cascadas pequeñas y medianas, en un entorno inundado de aire puro acompañado por el renovador sonido del agua, es mágico. Río arriba se encuentra la gran cascada del río Pita, de aproximadamente 60 metros de altura.

Molinuco

En casi cualquier punto de estos senderos es posible darse un chapuzón, e incluso en algunos, saltar desde las pequeñas cascadas. Sin embargo, al ser un deshielo de los volcanes Cotopaxi y Sincholagua, el agua es bastante fría.

Molinuco

Además de los recorridos por las cascadas, el visitante puede disfrutar del Mirador de los Volcanes, al que se llega por un sendero totalmente distinto a los anteriores, pero no menos sorprendente. Un poco más de una hora de caminata lo llevará a una altura de 3.780 metros donde la vista de casi 360 grados a la redonda es privilegiada. Estará rodeado de montañas y nevados como el Cotopaxi, Antisana, Cayambe, los Pichinchas, Ilaló, Pasochoa, Sincholagua, Corazón y podrá ver un poco del Iliniza.

Molinuco

Para quienes acampan en la parte baja, subir a la cumbre para admirar el amanecer se convierte en un desafiante reto, pues el viento frío de los Andes y la altitud son factores a tomar en cuenta. Acampar en la parte alta es un poco más complejo, por el intenso viento gélido que golpea con el alba, pero para quienes están acostumbrados a climas difíciles y cuentan con el equipo adecuado, es sin duda una gran opción. También existe la opción de subir en auto, de preferencia en un 4 x 4. Es necesario llevar zapatos cómodos, preferiblemente de caucho o cuero para no resbalarse, chompa impermeable, repelente contra insectos y protector solar.

Molinuco

Para los amantes de la fotografía esto es un paraíso. El flujo constante del agua y sus distintas caídas naturales en el río Pita son ideales para largas exposiciones con filtros de densidad neutra y polarizadores. La abundante vegetación que rodea el sendero es idónea para registrar interesantes entradas de luces y sombras que se forman sobre el agua y las piedras.

Molinuco

La Reserva Ecológica Molinuco, a pesar de ser un destino muy cercano a Quito, ha sido muy poco explorado y esa es parte de su belleza natural. Para quienes no tienen la posibilidad de pasar la noche en este maravilloso santuario natural, visitarlo por el día es un excelente plan gracias a la proximidad del lugar con la urbe.

Artículos Relacionados