Museo Casa del Alabado: Emblema del arte Precolombino

Por:  Lorena Ballesteros
Fotos de piezas: Museo de Arte Precolombino Casa del Alabado

A pocas cuadras de la Plaza San Francisco, en el corazón del Centro Histórico de Quito, hay una visita prioritaria para turistas locales y extranjeros. Se trata de la Casa del Alabado, un Museo de Arte Precolombino que abrió sus puertas hace cuatro años.

Esta riqueza cultural e histórica corresponde a la donación de la Fundación Tolita, una entidad sin fines de lucro que tiene como objetivo proteger el patrimonio cultural de la nación. Bajo su resguardo y protección se encuentran otras 4.500 piezas que poco a poco se van mostrando en exhibiciones temporales del Museo.

La Casa del Alabado no es un museo arqueológico ni de sucesos cronológicos, tampoco proporciona detalles específicos sobre las culturas que habitaron hace miles de años en Ecuador. Es un museo de arte y temático, en el cual se pueden apreciar las manifestaciones artísticas de culturas precolombinas como Chorrera, Jama, Manteña, Carchi-Pasto, Valdivia, Napo, Chaupicruz, por mencionar algunas.

fondo-prueba-1El recorrido se define por mundos: Inframundo, Mediomundo y Supramundo. El Inframundo hace relación a lo más primitivo y en él se muestran hermosas piezas elaboradas en piedra: el elemento inmortal. Como es un museo temático, las salas de exhibición también hacen alusión al contenido. En el Inframundo las paredes son de piedra, el ambiente es oscuro y más frío, como debió ser el hábitat de los ancestros. Se pueden apreciar muchas piezas de la cultura Valdivia y Chaupicruz, que aunque la primera corresponde a la Costa y la segunda a la Sierra, su arte establece significativas conexiones. Y eso es precisamente lo que busca el Museo, que más allá de fronteras y tradiciones culturales, se utilice el arte para establecer un diálogo con el pasado.

En las salas que componen el Inframundo también se encuentran piezas alusivas a ceremonias funerarias, como urnas de distintos usos. Algunas se interpretan como vasijas que conservaban cenizas, otras para huesos. Esto último da la idea de que los ancestros dejaban a sus muertos a la intemperie, a la suerte de la naturaleza, y posteriormente recogían sus osamentas para enterrarlas.

El Mediomundo hace referencia a los materiales, a la fertilidad y a las técnicas artísticas. El tallado por fricción en piedra sobre piedra, o la cortadura con piola, son algunas de las más vistosas. El pastillaje y el encobe eran técnicas comunes para trabajar cerámica y se pueden apreciar en esta colección.

img_1498okDentro de las salas que corresponden al Supramundo, se observa lo místico y lo espiritual que viene de seres heroicos y divinos. La representación de los chamanes merece detenimiento en su apreciación. La pieza más grande del museo es de un chamán en estado de trance, sujetando en sus manos una especie de cilindro de donde seguramente procedía la sustancia alucinógena. Sus ojos están hinchados y su cuerpo se muestra fuerte e imponente.

El tiempo de recorrido es de aproximadamente una hora. Quienes visitan el Museo tienen la libertad de optar por un udio-guía, o hacer el recorrido guiado, o simplemente perderse solos por la casa que, en sí, tiene una riqueza histórica increíble. Fue construida en el siglo XVII, probablemente para una residencia colonial. Aunque no se sabe con exactitud, se interpreta que fue para alguien de élite, pues originalmente tenía seis patios internos y en la época de la colonia, el patio interno era sinónimo de poder adquisitivo. Aunque el Quito colonial no era ostentoso en la vida pública, sí lo era en la vida privada.

Otro lugar imperdible de la casa es el patio del higo. Aquí reposa una hermosa higuera que tiene 150 años de antigüedad, y fue de donde nació el nombre original de la casa que lo mantuvo hasta su reconstrucción. Este fue La Casa del Higo; el nombre de Casa del Alabado surgió por la inscripción que se encontró en una lápida: “Alabado sea el Santísimo Sacramento, acabose este portón en el año 1671”. El trabajo de restauración fue largo, la búsqueda de un material con las mismas bases del adobe con mayor resistencia y durabilidad fue incansable. La reconstrucción está atribuida al arquitecto Luis López, quien conservó la esencia de la casa original y le dio la estructura perfecta para que sea acogedora, mística y artísticamente admirable.

DATOS

Cuenca N1-41 y Bolívar
Quito – Ecuador
(593) 2 228 0940

$4 adultos; $1.50 estudiantes con carnet;
$1 niños, discapacitados y tercera edad.

Lunes – domingo
09h00 -17h00

Arte

De culturas precolombinas como Chorrera, Jama, Manteña, Carchi-Pasto, Valdivia, Napo, Chaupicruz

pulsera-oro-recovered

Artículos Relacionados