* Visita la página web de Hotel Dann Carlton haciendo clic en el logo

EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD MODERNA

Si el viaje es por negocios o placer, si es en verano o invierno, si es por un día o una temporada, el factor decisorio en la mente del viajero es la ubicación del hotel, que debe ser perfecta en más de un sentido.

Cerca de las zonas corporativas y financieras, a poca distancia de los tres centros comerciales más importantes de la ciudad y de restaurantes con gastronomía variada, a pocos pasos del Parque La Carolina y del Estadio Olímpico Atahualpa, en el corazón de la ciudad moderna, ahí está el Hotel Dann Carlton Quito.

El hotel ofrece todo lo que el huésped busca en sus viajes: atención especializada, seguridad y comodidad; pero va aún más allá de eso por la privilegiada ubicación que ostenta. Sus reuniones de negocios no estarán a más de 15 minutos de distancia, llegará al Centro Histórico en 20 minutos, ir de compras tomará máximo 5 minutos, renombrados restaurantes están ubicados en un radio de 5km a la redonda; y por si eso fuese poco, los amantes de deportes al aire libre estarán encantados de saber que solo 100m los separan del Parque La Carolina.

La experiencia arranca al llegar. El lobby está lleno de vida. Huéspedes de varias nacionalidades van y vienen. Están los ejecutivos de corbata y los más casuales, los turistas formales y los aventureros, los que llegan para asistir a un concierto o partido de fútbol en el Estadio… Todos son diferentes entre sí, pero comparten un objetivo común: buscan hospedaje de lujo y servicios de calidad a precios competitivos, en la mejor ubicación de Quito.

No hay hospedaje que supere estos valores agregados. Habitaciones, restaurantes, gimnasio y salas de reunión tienen todos los hoteles, pero sin duda estas instalaciones son especiales. Puede ser por el sobrio estilo en decoración, por la amplitud de espacios, las maravillosas vistas de la ciudad o las comodidades que ofrecen, que combinados con la excelencia en servicio al cliente hacen muy especial a este hotel. A esto se suma que la piscina, spa, sauna, turco y el gimnasio totalmente equipado están ubicados en el último piso del hotel, y por ello garantizan un espacio rebosante de paz y privacidad para el mimo corporal.

La decoración de interiores es moderna, actual, muy acertada para un hotel de esta categoría. Cada espacio cumple una función específica en favor de la satisfacción de los huéspedes. Hay para todos los gustos y nada es coincidencia, cada detalle ha sido analizado para potenciarlo al máximo, y la suma de esos aciertos da como resultado una inolvidable experiencia para el visitante.

El desayuno buffet, servido en las amplias y modernas instalaciones de Luxemburgo Café, sorprende a todos por la maravillosa presentación y la infinita variedad de alternativas. Para iniciar una ajetreada jornada de trabajo o turismo, una combinación de frutas, cereales, pancakes, huevos, jamones, empanadas, ceviches, ensaladas, etc., excede las expectativas. En este lugar también se sirve diariamente almuerzo y cena estilo bufet, pero el domingo es un día muy especial. Un fascinante despliegue de comida típica ecuatoriana convoca a nacionales y extranjeros a vivir una experiencia culinaria que los sorprenderá.

Otra opción es Europa Café que deslumbra con su fina decoración y excelente menú. En este acogedor ambiente el acierto es la singularidad de cada plato. Productos conocidos se ofrecen en preparaciones novedosas y diferentes desde las 7H30 en adelante, y van desde entradas livianas hasta sánduches preparados en una llamativa variedad de panes, y contundentes ensaladas delicadamente elaboradas. Jugos naturales, té de hierbas o frutas y varias alternativas de café son el complemento ideal.

A pocos pasos cruzando el lobby está el Liverpool Bar, donde destaca un elegante ambiente decorado al más puro estilo pub inglés. La variedad de cocteles, licores y vinos que ofrecen se complementa con una amplia selección de picaditas. Este es el lugar ideal para relajarse al caer la tarde, para reunirse con amigos y compartir una copa, o para disfrutar de los diferentes deportes que se transmiten en sus pantallas de televisión.

El London Tea, otro mágico espacio en el lobby del hotel, acoge a un número limitado de comensales en un ambiente de privacidad y atención personalizada. En la decoración destaca el estilo inglés, acertadamente combinado con fina vajilla y cubertería del mismo origen, en la que se sirven deliciosos bocadillos de un menú planificado para sorprender a quienes lo degustan. Exquisita variedad de té y café de selección especial, maravillosas opciones de infusiones de frutas, vino, cocteles y licores, son servidos a satisfacción de los visitantes.

Los huéspedes intercambian sonrisas, comparten experiencias, piden y dan recomendaciones, disfrutan de cada rincón del hotel y de todo cuanto está a su alrededor. En el Dann Carlton el ambiente que se vive es propio de un hotel de gran ciudad, donde nacionalidades e idiomas dejan de ser una barrera para convertirse en gratas expresiones, de aquellas que encuentran el camino para transmitir emociones.

Artículos Relacionados