© Fotos Hacienda San Agustín de Callo

Cotopaxi

A los pies del majestuoso Cotopaxi, escondida en un mágico paraje, encontramos la casa de la hacienda San Agustín de Callo. Una obra fascinante en su estructura y mística en su espíritu. En un mismo lugar, entre viejos árboles y coloridos geranios, se funden dos mundos, dos culturas, dos religiones, conquistados y conquistadores. Las piedras de la casa, pulidas al estilo Inca, se entremezclan con la argamasa tradicional de los españoles, quienes los desalojaron de su tambo para convertirlo en un silencioso convento agustino.

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

La actual propietaria, Mignón Plaza, recibe a invitados y turistas con una gran sonrisa y un caluroso abrazo. Ella heredó la hacienda de su padre, José María Plaza, quien a su vez la había recibido de manos de su padre, el General Leonidas Plaza, dos veces Presidente de Ecuador a inicios del siglo XX, un personaje liberal recordado particularmente por haber separado el matrimonio civil del eclesiástico.

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

En la hacienda se encuentran ruinas Incas, que siempre estuvieron a la vista en las dos habitaciones ceremoniales que hoy son la capilla y el comedor. Estos espacios fueron incorporados al convento agustino sin tocar su estructura. El obraje fue construido sobre las estructuras que rodeaban el patio central.

Se realizó un trabajo de restauración en los muros, un proyecto arqueológico con varios expertos en ruinas Incas y estudiantes de la Universidad de San Francisco de Quito. Sus dueños querían restaurar los muros de estilo inca imperial que aparecieron mientras se remodelaba la casa para convertirla en hostería. Ahora, todas las ruinas son visibles, aunque algunas protegidas con vidrio, y bien iluminadas para que puedan ser apreciadas.

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

Sus visitantes quedan impresionados. El recorrido histórico muestra los varios estilos arquitectónicos, más la belleza natural que lo rodea. Desde la época colonial llegaban visitantes a ver las ruinas y necesitaban un lugar para quedarse. El plan de la dueña fue sencillo. Pensó en hacer unos cuartos y ofrecer un buen desayuno, huevos con tocino. Para el almuerzo, el locro de San Agustín, que ya era famoso. Y listo!

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

Mientras avanzaba la restauración iniciaron los eventos y becerradas. En los días del Inti Raymi, la Fiesta del Sol, las comunidades cercanas a la hacienda participaban con bailes en sus trajes típicos, música, vaca loca, castillos. Ahora se repite esta fiesta todos los años.

San Agustín cuenta con habitaciones con personalidad propia y decoración única. Tienen piezas antiguas, camas románticas, sillones y mesitas. En casi todas hay chimeneas y en algunas jacuzzi. Algunos cuartos tienen un aire de suite, es decir, con su propia salita, muy conveniente para familias. Y en todos, vistas magníficas.

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

La sala, el comedor y la cocina dan hacia los corredores. Estos son amplios y frescos, circundan el patio, que es el centro de todas las actividades. El alero está sostenido por columnas de piedra. San Agustín fue edificado con mucha piedra. Primero, porque hay gran disponibilidad gracias a las explosiones del Cotopaxi. Segundo, porque tanto la arquitectura Inca como la colonial la usaban mucho.

Se ofrecen varias actividades para los turistas. Una de las más cotizadas son los paseos a caballo, una actividad adecuada para jinetes principiantes o avanzados. Esta aventura los lleva a través de un bosque de pinos y culmina en las faldas del volcán Cotopaxi.

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

Manuel Araya, un chileno residente en Ecuador fue el encargado de pintar los frescos en los techos y las paredes. Diego Ruiz y Carolina Rodríguez colaboraron con él. Allí se observan guirnaldas, frutales y figuras renacentistas desnudas.

Para quienes no gustan de caballos hay bicicletas de montaña y caminatas con guías profesionales, inolvidables excursiones que exploran los atractivos cercanos a San Agustín. Se puede elegir entre visitar parques naturales y reservas ecológicas en el Parque Nacional Cotopaxi. Quizá se encuentre listo para subir al refugio a 4.800 msnm y lo suficientemente arriesgado para bajar en bicicleta.

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

La ubicación de la hacienda es perfecta. Las opciones son varias, puede visitar Bellavista en la Reserva Ecológica los Llanganates, y conocer la forma típica de vida de los pueblos andinos mientras una impresionante vista lo acompaña durante todo el camino; la Laguna del Quilotoa; o las reservas termales Ilinizas a las que se llega después de caminar 45 minutos atravesando un bosque de polylepis.

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

Dejando la naturaleza de lado se puede sumergir en la cultura y realizar paseos inolvidables a mercados indígenas. Los jueves en Saquisilí y su mercado de animales. Los miércoles y domingos, a Pujilí y la exposición de figuras tradicionales de cerámica. Zumbahua, a donde se llega en la madrugada, es diferente porque se ve a los indígenas vestidos a la usanza tradicional de la zona, con sus llamas cargadas de productos.

San Agustín - CLAVE Turismo Ecuador

El espíritu de San Agustín de Callo que cautiva a sus visitantes proviene de sus paredes centenarias, se fortalece con las fotos y los recuerdos que cuelgan de las paredes de la sala principal donde una gran chimenea calienta el cuerpo y el alma. 

Artículos Relacionados