* Visita la página web de Quasar Expeditions haciendo clic en el logo

Por: María Gracia Banderas

Fotos cortesía de Quasar Expeditions

Vivir la experiencia Galápagos a bordo de un yate o un crucero es otra historia. El arrullador movimiento del barco durante la noche mientras se dirige a la próxima isla de destino, ahorrará tiempos de traslado durante el día y optimizará el tiempo de su visita. Admirará todos los atractivos esperados, que en muchos casos están lejanos a las islas pobladas.

Hospedarse en un hotel flotante es aprovechar la oportunidad de descubrir todos los misterios de las islas y sus zonas de esparcimiento, al tiempo que compartirá agradables momentos en el deck del barco junto a los guías naturalistas del Parque Nacional, y otros viajeros de distintos lugares del mundo. No solo saldrá de Galápagos con memorias y fotografías que perdurarán por siempre, sino con nuevos amigos con quienes seguramente su vida se volverá a cruzar.

Los tours de las embarcaciones ofertan destinos hacia las islas del norte, las del sur, o hacia ambos puntos, dependiendo del número de días que elija para su visita. La cálida brisa será su primera compañera mientras se transporta en panga hacia el hotel flotante, que será su hogar por un determinado número de días.

A bordo del M/Y Grace encontrará cuatro cubiertas destinadas a distintos usos, y en todas gozará de espacios y tripulación que lo acogerán durante su estancia. Sun Deck es la cubierta más alta del yate, y es donde podrá tomar el sol en camillas reclinables, admirar el atardecer o gozar de un cielo estrellado. Baje un piso y encuentre Albert Deck, cubierta en la que se encuentran dos Master Suites y dos Twin Suites con ventanas que ofrecen vista al mar. El puente del capitán, el salón Al Fresco y el bar al aire libre también se encuentran en esta cubierta. Todos estos espacios cuentan con acabados de lujo.

La cubierta principal del yate es Mónaco Deck, ahí pasará gran parte de su tiempo, ya sea en el comedor, en el área de recepción o el salón principal. En el exterior de esta cubierta está el comedor al aire libre, rodeado por un área de descanso y un jacuzzi para relajar su cuerpo luego de las caminatas. En la cubierta inferior del barco, denominada Carolina Deck, se disponen cinco camarotes Premium.

Durante su estancia a bordo de M/Y Grace tendrá dos expediciones, una durante la mañana y otra durante la tarde, que podrán ser a campos de lava o elevaciones cuyo principal atractivo será la vista de los asombrosos paisajes. Caminará en bellas playas, bordeará acantilados donde se encontrará cara a cara con la vida silvestre, mientras su guía naturalista comparte entretenida e interesante información sobre el paraje y las especies propias de cada lugar.

Recuerde que una de las características de Galápagos es la riqueza que expone su vida marina. Por ello, en varios destinos de las islas contará con la oportunidad de practicar snorkeling mientras lobos marinos, tortugas, pingüinos, iguanas y exóticas variedades de peces acompañan su aventura.

También podrá optar por navegar en el M/V Evolution. La tripulación lo recibirá con un coctel de bienvenida, oportunidad que se aprovechará para comentar en detalle las rutas de la travesía, detalles de seguridad, ropa y accesorios adecuados para cada una de las visitas, así como la presentación de los tripulantes y la distribución del barco.

La gastronomía que encontrará a bordo expone las más tradicionales y deliciosas recetas de la cocina ecuatoriana, combinada con frutas exóticas de la temporada y variedad de opciones para los más selectos paladares. Las opciones son múltiples, podrá probar de todo puesto que tanto el desayuno como el almuerzo son servidos a modo de buffet.

Su arribo será por el aeropuerto de Baltra, y luego de disfrutar el almuerzo, la primera visita será al islote Dafne Mayor, hogar de piqueros de patas azules, piqueros enmascarados y aves tropicales, entre otros. Como en ningún lugar del mundo, podrá apreciar a mínimas distancias a estas especies que no se molestan con la presencia humana.

El segundo día iniciará con una visita a Isla Isabela, la más grande del archipiélago. En la tarde, Isla Fernandina será la anfitriona. En Punta Espinoza se asombrará mirando a gran cantidad de iguanas marinas mientras acumulan calor recostadas sobre campos de lava, al tiempo que los cormoranes hacen su aparición por el lugar.

Al tercer día regresará a Isla Isabela, pero esta vez Bahía Urbina y Caleta Tagus lo recibirán. Aquí recreará la presencia de antiguos piratas y balleneros que forman parte de los misterios históricos que encierran las islas, y además se maravillará con una de las más impresionantes vistas que ofrece este escenario.

Lugares como San Bartolomé, emblemático pico que es portada de numerosas revistas y postales, sin duda será capturado por el lente de su cámara. También podrá bañarse en la playa de arena roja de Isla Rábida, o conocer la parte alta de la isla Santa Cruz y observar tortugas gigantes en su hábitat natural.

Tomaría un incontable número de páginas narrar la inolvidable experiencia que en pocas palabras pretendemos describir. Basta decir que las Islas Galápagos son el paraíso del mundo, donde descubrirá especies de fauna y flora nunca vistas, y se sumergirá en la meditación más profunda mientras camina por senderos que albergan a la naturaleza en su estado más puro.

Galápagos, en definitiva, es un privilegio que se debería disfrutar por lo menos una vez en la vida. ¿Por qué no hacerlo a bordo de una embarcación que ofrece mucho más que lo que la imaginación permite?

 

Artículos Relacionados