UN MUNDO POR DESCUBRIR

Por: María Gracia Banderas

galapagos_nbahamonde_alta (30)

Al oeste del continente Americano, rodeado por las aguas del Océano Pacífico y dividido por la línea ecuatorial, se sitúa un paraíso en el que tanto sus paisajes como especies son únicos en el mundo: las Islas Galápagos.

Declaradas como Patrimonio de la Humanidad en 1978 por la Unesco y posteriormente como Reserva de la Biósfera, las Islas Encantadas se ubican a más de 900km de Ecuador continental. Debido a su alto valor ecológico fueron declaradas como Parque Nacional, cuya superficie terrestre se extiende a los 7.970 km2. Galápagos también es una Reserva Marina, cuya extensión es de 133.000km2, una de las 10 más grandes del planeta, que además es considerada como uno de los mejores destinos del mundo para bucear.

El Archipiélago está constituido por 13 islas mayores y más de 200 islotes, rocas e islas menores, y es uno de los centros volcánicos más activos del planeta.

En su visita arribará a uno de los dos aeropuertos principales en las islas San Cristóbal o Baltra. Extranjeros y nacionales deben tener en cuenta que, para entrar al Parque Nacional, deberán cancelar una tasa de ingreso que será recibida solo en billetes, no se acepta el pago con tarjeta de crédito ni cheque.

Como es de esperarse, cada lugar tiene su propio encanto. Las cuatro islas pobladas son San Cristóbal, Santa Cruz, Floreana e Isabella. El hospedaje puede ser de dos maneras, a bordo de un crucero que le permitirá aprovechar al máximo su estadía para recorrer distintos puntos del Archipiélago, o en uno de los fantásticos hoteles localizados en las diferentes islas pobladas, donde podrá conocer de primera mano la calidez del galapagueño, y saborear un poco de lo que implica aquella deliciosa vida apartada del continente. Por su puesto, podrá visitar las islas cercanas y recorrer parajes fuera de serie a bordo de barcos más pequeños o de las tradicionales “pangas”.

galapagos_nbahamonde_alta (13)

shutterstock_58913686

Los atractivos en este paraíso natural no tienen límite. Quedará asombrado por la tranquilidad con la que los animales se comportan ante la presencia humana. Pinzones de Darwin y cucuves se acercarán a usted mientras descansa en la playa. En el agua lobos e iguanas marinas, pingüinos y tortugas nadarán a centímetros de distancia suya. Esta sinergia se debe a que se procura un respeto absoluto hacia las especies y su hábitat, trátese de mamíferos, aves, reptiles e incluso peces. Entre los aciertos que permiten dicha cercanía es que los turistas no pueden tocar ni alimentar a los animales, razón por la que, a diferencia de otros lugares del mundo, no se sienten amenazados por las personas.

En la Isla Santa Cruz, en Puerto Ayora, está la Estación Científica Charles Darwin. En este lugar podrá conocer, entre otras cosas, los trabajos de conservación que se realizan en las islas. A 2,5km se encuentra Tortuga Bay, una de la playas más emblemáticas por la belleza de su arena blanca, y por ser un sitio de anidación de tortugas negras, donde podrá disfrutar de actividades bajo el sol. Por otro lado, en el noroeste de la isla, visite Cerro Dragón, en donde podrá apreciar a las iguanas terrestres. En este lugar se observa vegetación típica de la zona intermareal y de la zona seca, además de pequeñas lagunas en las que eventualmente se ven flamingos alimentándose de camarón.

Al noroeste de Santa Cruz se encontrará con un verdadero llamado al asombro. En la Isla Bartolomé podrá evidenciar uno de los lugares más famosos, cuya vista se ha convertido en la imagen de postales y libros: Escalera. Gran parte de este sendero está constituido por escaleras que se elevan hasta la cima del cerro, a 115 msnm aproximadamente, permitiendo una vista exquisita de paisajes formados por lava. El atractivo principal es la interpretación geológica del lugar, además de la posibilidad de acceder a dos playas que están unidas por un pequeño camino. En una de ellas podrá observar rayas y tintoreras (está prohibido nadar aquí), y en la playa norte podrá realizar snorkeling mientras observa a una colonia de pingüinos establecida muy cerca del lugar.

shutterstock_183517787shutterstock_131878040

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

shutterstock_80098519 (1)

Hacia el oeste, en la Isla más grande del Archipiélago, Isabela, en Caleta Tagus se reencontrará con los piratas y balleneros que forman parte de los misterios históricos que encierran las Islas. Aquí observará inscripciones hechas en la roca de una cueva que se atribuyen a los años 1800, además de otra vista panorámica muy interesante mientras continúa con el ascenso. Hacia el sur de esta isla podrá visitar su volcán más antiguo: Sierra Negra. Para llegar a este punto, alquile un vehículo en Puerto Villamil que lo transportará hasta el sitio «El Cura», donde al galope de caballo se bordea la caldera del volcán.

Al oeste del Archipiélago, en la isla Fernandina, revivirá una de las maneras más antiguas de comunicación. En Bahía del Correo, deposite en el antiguo barril una postal con la dirección de entrega, el objetivo es que un viajero que se dirija al país y ciudad inscritos en la postal la lleven a su destinatario.

shutterstock_265791809 (1)shutterstock_266243234

 

 

 

 

 

 

 

 

galapagos_nbahamonde_alta (26)

 

Al este de las islas, uno de los parajes más antiguos le recibirá: Española. En Punta Suárez, en la costa oeste de la isla, se encontrará con aves que le deleitarán con su vuelo y si tiene suerte con su danza. Acá observará el cortejo de los piqueros de patas azules, y a los grandes albatros anidando. ¿Quiere abrumarse con las sorpresas de la naturaleza? El Soplador salpicará agua a una altura de 25 metros, producto del golpe del mar con un túnel de roca, mientras observa cómo los albatros abren sus alas y emprenden vuelo hacia la costa.

 

Finalmente, de igual forma al este del Archipiélago, pasee por la capital de la provincia Insular: Puerto Baquerizo Moreno, donde podrá disfrutar del tradicional ceviche de canchalagua acompañado por una cerveza fría.

 

 

 

 

Tasas del Parque Nacional Galápagos:

Turistas extranjeros no residentes en Ecuador mayores de 12 años $100
Turistas extranjeros no residentes en Ecuador menores de 12 años $50
Turistas extranjeros no residentes en Ecuador, mayores de 12 años, nacionales de uno de los países pertenecientes a la Comunidad Andina de Naciones o al Mercosur * $50
Turistas extranjeros no residentes en Ecuador menores de 12 años, nacionales de uno de los países pertenecientes a la Comunidad Andina de Naciones o al Mercosur * $25
Turistas nacionales o extranjeros residentes en Ecuador, mayores de 12 años $6
Turistas nacionales o extranjeros residentes en Ecuador, menores de 12 años $3
Turistas, estudiantes extranjeros no residentes en Ecuador, que se encuentren matriculados en instituciones educativas nacionales $25
Turistas nacionales o extranjeros menores de 2 años se encuentran exentos del pago de este tributo.

 

* Estados Partes del MESCOSUR: Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela.
* Estados Miembros de la CAN: Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú.

shutterstock_148405466

Artículos Relacionados