Por: Ana María Buitrón

La Ruta de las Flores fue inaugurada en 2010. Desde entonces visitantes de todo el mundo la recorren y se impresionan por los altos estándares de calidad, y lo fantástico que representa cosechar rosas exóticas de 400 colores diferentes. Todo esto abrigado por escenarios naturales, encuentros con mundos rurales y paseos a pie, en bicicleta o a caballo.

Ecuador exporta anualmente $840 millones en flores, a más de 104 destinos en el mundo, y sus mercados más importantes son Norte América y los países pertenecientes a la ex Unión Soviética. Las rosas representan el 90% de la producción florícola y lo restante se conoce como flores de verano. Las fechas en las que se perciben mayores ingresos en la industria a nivel mundial, son: San Valentín, Día de la Mujer, Día de la Madre y el 1 de septiembre.

Las mejores rosas del mundo las produce Ecuador, y así como otros países se destacan por la ruta del vino o la ruta del café, nosotros proponemos al visitante experimentar la mágica cotidianidad de las fincas productoras de flores, descubrir colores, percibir aromas y aventurarse en los increíbles paisajes.

Varios factores aportan para que las rosas ecuatorianas sean de excelente calidad. Entre ellos, los minuciosos procesos de producción, la magnífica ubicación geográfica, que permite que las flores estén expuestas a 12 horas diarias de luz. La florícola es una de las industrias que más fuentes de trabajo genera en el país: aproximadamente

12.5 plazas de empleo por hectárea. Además, se destaca por ser un sector consciente de los recursos naturales y por utilizarlos con responsabilidad, caracterizándose por el eficiente manejo de agua mediante el cual las plantas se riegan a través de modernos sistemas de goteo.

Ruta de las Flores

A los pies del magnífico Cayambe, volcán nevado de 5.790msnm, la Ruta de las Flores Norte presenta a dos de sus mejores fincas productoras de rosas: Rosadex y Fiorentina Flowers, que abren las puertas a los visitantes para contar la historia del origen de las flores que llegarán a su hogar, y sus estrictos procesos de trabajo.

Rosadex y Hacienda La Compañia

La Hacienda nos invita a vivir una experiencia llena de historia. Parte del tour por la plantación, donde se cultivan 70 diferentes variedades de rosas, incluye la visita al Museo de las Rosas y a la casa de la Hacienda, construida al estilo neoclásico francés en 1919, que conserva intactos sus techos, pisos, papel tapiz y muebles.

Seis generaciones han transitado por esta hacienda. Desde hace 23 años, Francisco Vallejo y su cuñado Andrés Moreno se encargan de la plantación de rosas; mientras que María Gloria Moreno, esposa de Francisco, se responsabiliza por la casa de la Hacienda.

En las 24 hectáreas de producción trabajan 230 personas, en su mayoría mujeres que viven en tierras aledañas al lugar. Son un gran equipo que además de apostarle a su trabajo esforzado, son devotos del Señor de la Buena Esperanza que trae bendiciones a sus campos. Su imagen, junto a otras esculturas de la prestigiosa Escuela Quiteña, se encuentra en la capilla de la propiedad que fue construida por los Padres Jesuitas en el siglo XVII.

La mayoría de turistas que se acercan a vivir esta experiencia provienen de Europa; sobre todo de Bélgica, Holanda, Alemania y de países nórdicos como Suecia y Dinamarca, sin dejar de lado a los grupos de coreanos, japoneses y rusos que se fascinan por los procesos de producción y se impresionan por el tamaño de los tallos y por los botones de las rosas.

El paseo por la plantación y demás atracciones es guiado por los miembros de la familia que conocen hasta el mínimo detalle de las historias que nacen en estas tierras. Un mundo de estrategias y la ventaja de la ubicación logran la excelencia y el éxito de las flores ecuatorianas en el mundo.

Es necesario reservar con tiempo su visita a Rosadex y a la Hacienda La Compañía. Se lo puede hacer a través de cualquier operador turístico o con sus oficinas a: haciendalacompania@yahoo.com. El recorrido incluye servicio de alimentación (desayuno, brunch, almuerzo o café de media tarde) en el espectacular comedor de la casa antigua, decorado con cientos de rosas provenientes de sus campos, y el buen gusto plasmado en bellos tapices franceses y exclusivos detalles provenientes de Ecuador y Europa.

La ruta se convierte en un ejemplo de trabajo y entusiasmo. Francisco Vallejo, quien fue nuestro guía, cree firmemente que la promoción turística es vital para construir y posicionar a este gran país.

 

flores09

Florentina Flowers

Una finca de vocación verde que desde hace seis años se involucra intensamente con prácticas orgánicas, donde los desechos naturales son tan importantes como los microorganismos que crean en sus laboratorios para la bio-fertilización del suelo o fumigación de plagas.

Gino Descalzi, Gerente de la empresa, nos recibe con extrema ama-bilidad y nos dicta, del modo mas entretenido, una cátedra de la industria florícola en el Ecuador. Recorremos parte de las 22 hectá-reas, donde se producen 62 maravillosas variedades de rosas bajo la responsabilidad de 280 empleados.

La sensación de recorrer estos invernaderos es sobrecogedora; la cali-dez del espacio acompaña el recorrido donde nos sentimos pequeños ante la extensión del cultivo y los tallos altos y gruesos que sostienen los botones coloridos de las rosas. Mientras nos sumergimos por los pasillos de la plantación se percibe la fragancia que emanan las flores y encontramos a los floricultores cosechando y cuidando las plantas.

Fiorentina Flowers, además de presentarnos sus 28 bloques de rosas, nos invita a vivir una experiencia única entre las demás fincas; conocer los
laboratorios donde crean un mundo biológico que devuelve al cultivo a través de fertilizantes y pesticidas orgánicos.

La industria en el país se acostumbró a trabajar solo con químicos, y para muchos es complejo abandonar estas prác-ticas, sin embargo, Fiorentina Flowers decidió involucrarse con técnicas orgánicas y en ellas encontrar soluciones muy efectivas para sus necesidades. Por ejemplo: para combatir plagas usan hongos benéficos como la Trichoderma, que combate a otro hongo como la Botrytis que está en el ambiente y es nefasto para los cultivos. También elaboran extractos de ajo, ají o hierba mora para combatir a los insectos y crean bio-fertilizantes a base de soya, melaza, yogurt y oxígeno líquido para aplicar a los cultivos.

Esta finca tiene rutinas diarias y semanales en las que devuelven al suelo los compuestos creados en el labora-torio, para lograr plantas verdes, sanas y más productivas.

En palabras de Gino, “la ruta de las flores es importante para estar en contacto con el producto más allá de la percha, para conocer las buenas prácticas que desarro-llamos y para sentir el agradable ambiente que se vive en la finca”. Para agendar su visita puede comunicarse a gdescalzi@fiorentinaflowers.com


UBICACIÓN:

Cayambe

RESERVACIONES

haciendalacompania@yahoo.com
gdescalzi@fiorentinaflowers.com

Artículos Relacionados