LA CONEXIÓN ECUATORIANA

Publicado por ppmhungary

Fotos cortesía Olga Fisch

NOTA DE LA DIRECTORA:

Leer este artículo publicado en un medio de comunicación internacional, en la categoría de Húngaros Famosos, nos motivó a solicitar autorización para transcribirlo íntegramente en inglés y traducirlo a español. Imposible abstraernos de la importancia que Olga Fisch tuvo en la cultura ecuatoriana, cuyos efectos heredaron las siguientes generaciones de su familia, gracias a quienes su aporte se mantiene vivo hasta hoy.

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

OlgaFisch © Pablo Corral

Su nombre es Olga Fisch, pero si decide llamarla la húngara Frieda Kahlo, no nos opondremos. Nacida en Budapest en 1901, cuando el país todavía formaba parte del Imperio de los Habsburgo, Olga Fisch mostró un gran interés por la pintura desde sus primeros años. A lo largo de su época escolar en la pequeña ciudad húngara de Győr, Olga recolectó artesanías populares húngaras y, desde temprana edad, declaró a su familia el sueño de ser artista.

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

Después de la Segunda Guerra Mundial, Fisch salió al mundo. Trabajó como diseñadora de cerámica en Viena, luego se mudó a Alemania, donde estudió pintura y conoció a su primer esposo, el escultor Jupp Rubsam. La vida no sería tranquila para ella. Después de un divorcio se volvió a casar, luego se sintió obligada a abandonar el creciente antisemitismo de la Alemania anterior a la Segunda Guerra Mundial. Ella y su segundo marido llegaron a América del Sur después de detenerse en Marruecos, Italia, Eritrea y los Estados Unidos. No fue hasta 1939 que Olga Fisch descubrió Ecuador, la tierra donde se haría famosa.

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

Fue en Quito, la ciudad capital, donde Olga juntó su amor por el arte popular con sus propias inclinaciones artísticas. El director del Museo de Arte Moderno de Nueva York compró una de sus primeras creaciones, una alfombra que diseñó y que fue tejida por artesanos indígenas ecuatorianos. El dinero de esa venta financió una tienda dedicada a sus diseños inspirados en las artesanías ecuatorianas, a la que llamó Folklore.

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

Sus alfombras pronto encontraron un prestigioso mercado internacional, y una de ellas aún cuelga en el vestíbulo del edificio de la ONU en Nueva York. Su tienda, Folklore, estaba creciendo y agregó su propio taller. Olga fue izquierdista de nacimiento, y se aseguró de que sus artesanos y mujeres se ganaran la vida con su trabajo. En última instancia, su contribución a la cultura fue múltiple. Era artista, curadora de arte popular local, campeona del arte popular ecuatoriano en el extranjero y humanitaria.

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

No fue hasta 1987 que Fisch regresó a Hungría para visitar a los pocos miembros de la familia que sobrevivieron al flagelo nazi. No se quedó mucho tiempo en su tierra natal, sino que regresó a Quito y permaneció allí, hasta que murió pasados sus 90 años, dejando un legado de trabajo que aún es vibrante y colorido como el arte que ella creó.

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

Olga Fisch - CLAVE Turismo Ecuador

Artículos Relacionados