* Visita la página web de Napo Wildlife Center haciendo clic en el logo

El Parque Nacional Yasuní, selva tropical de aproximadamente un millón de hectáreas que se extiende entre las provincias de Pastaza y Orellana, es considerado como el ecosistema de mayor biodiversidad del planeta. Se trata del área protegida más grande de Ecuador continental, que resguarda cientos de especies de fauna y flora, al punto en que en tan solo una hectárea contiene más organismos vivos que todo el continente europeo. Más de un tercio de todos los mamíferos del Amazonas habitan en esta área.

Varios pueblos indígenas residen en esta zona. La Comunidad Kichwa Añangu está a cargo de la conservación de 21.465 hectáreas del Parque Nacional, y ha sido reconocida a nivel nacional e internacional por su trabajo en pro de la preservación del ecosistema y el medio ambiente. Esta comunidad no caza, no pesca, no extrae madera, y no realiza ninguna actividad que atente a su misión protectora de este territorio sagrado.

La comunidad encontró en la actividad ecoturística responsable, una excelente alternativa para el desarrollo local. A través de ella mejora su calidad de vida, preserva la naturaleza y mantiene vivas sus actividades tradicionales arraigadas a una rica cultura y cosmovisión en la que prima el respeto a la vida.

“La comunidad Kichwa Añangu construyó el Lodge Napo Wildlife Center, a orillas de la laguna Añangucocha, que inició sus actividades en el año 2004. Durante el proceso de consolidación del proyecto ecoturístico, en 2007 la comunidad asumió al 100% la administración y gestión de Napo Wildlife Center. En él trabajan 80 personas de las cuales 25 pertenecen a la comunidad y son guías comunitarios en áreas de servicios y en diversas actividades”.

El trabajo en el territorio impide el desplazamiento de miembros de la comunidad hacia las grandes ciudades, y el dinero excedente producto de la operación turística es reinvertido en proyectos productivos, sociales, culturales, entre otros. Los miembros de la comunidad tienen acceso a educación y salud.

* Visita la página web de Napo Cultural Center haciendo clic en el logo

La aventura inicia en el Puerto Fluvial del Coca, donde cómodas lanchas lo transportarán a través del Río Napo. Cuando se encuentran con las aguas del Río Añangu se apagan los motores, y el viaje continua en canoa al ritmo de los remos. Aquí donde inicia la magia. A cada paso contemplará exóticas especies que habitan en esta naturaleza que no ha sido alterada. En las aguas de este río observará nutrias gigantes, especie en peligro de extinción. Escuchará a los monos aulladores y podrá ver colores tan llamativos como los de la paleta de un pintor que cubren con brillantes plumas a un sin número de aves.

Los curiosos ojos de los caimanes escoltarán su llegada a Napo Wildlife Center, el Ecolodge más lujoso y más premiado de la Amazonía ecuatoriana.

El Lodge cuenta con 12 cabañas y 8 suites ubicadas a las orillas de la laguna, equipadas con baño privado, doble sistema de ahorro de agua, jacuzzi, mini bar… Podrá acceder a la torre central desde donde contemplará 360° de la vida en su más exuberante presentación. Bar y restaurante ofertan los más deliciosos platos de la cocina local e internacional, conexión a Internet, y todos los servicios que harán de su estadía una cómoda y exclusiva experiencia.

Otra excelente opción de hospedaje, administrada por las mujeres de la comunidad mencionada, es el Napo Cultural Center. Un lodge ecológico construido en base a arquitectura kichwa, que cuenta con rigurosos estándares sostenibles y amigables con el medio ambiente. Este lugar ofrece cómodas y amplias cabañas, además de mini suites y espacios aptos para personas con movilidad reducida.

Exquisiteces nacionales como internacionales cautivarán su olfato y paladar en el restaurante, mientras que el bar le brindará un refrescante cocktail luego de una grata jornada. Comparta sus experiencias con el resto de viajeros en las cómodas áreas sociales que invitan al disfrute de este único lugar.

El valor agregado de este ecolodge es que está totalmente dirigido hacia la cultura y tradiciones de la comunidad Kichwa Añangu. De hecho, Napo Cultural Center está ubicado en medio de la comunidad, por lo que la relación con la misma es muy cercana.

¿Se imagina observar el atardecer desde un catamarán ancestral Kichwa? En Napo Cultural Center lo puede hacer, pero la experiencia va más allá de eso, pues en el centro del catamarán arde un fogón alrededor del cual se acomodan los pasajeros mientras asan deliciosos bocaditos y las guías o “mamacunas” narran misteriosas leyendas.

Expertas naturalistas lo llevarán por senderos en los que disfrutará del Parque Nacional Yasuní. Las caminatas son de distintas intensidades por lo que niños y adultos mayores pueden acceder. Los itinerarios se modifican de acuerdo a las necesidades de cada turista.

Estas experiencias no podrá vivirlas en otro lugar del mundo. Especies exóticas están al alcance del lente de su cámara, las tradiciones lo conectan con la sabiduría ancestral, y las acomodaciones lo invitan al absoluto disfrute de una vivencia difícil de replicar.

Artículos Relacionados