TEMPLO GÓTICO DEL SIGLO XIX

Propios y extraños, todos quienes atraviesan la accidentada geografía quiteña, admiran el enorme monumento de estilo neogótico construido en piedra y cemento, que con casi 100m de altura se levanta sobre las faldas de la tradicional Loma de San Juan.

Es la Basílica del Voto Nacional, un enorme templo que se destaca como el más grande de su clase en Sudamérica, y que fuera concebido como perpetuo recuerdo de la consagración de Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús, el 25 de marzo de 1874, durante el segundo mandato del presidente Gabriel García Moreno.

Basílica del Voto Nacional - Revista CLAVE Turismo Ecuador

Es la obra de arquitectura neogótica más importante de nuestro país, con una nave central de 140m de largo por 35m de ancho, y dos naves menores. Alcanza los 30m de altura en su parte central y 74m en el crucero. Al interior de la iglesia se pueden observar 14 imágenes de bronce que representan a once apóstoles y a tres evangelistas, y 24 capillas dispuestas en los laterales de la nave central, que representan a cada una de las provincias del país.

Las torres frontales de la Basílica del Voto Nacional cuentan con 115m de altura desde donde se aprecia una espectacular vista de la ciudad. En este lugar, las gárgolas han sido reemplazadas por cóndores, aves símbolo de Ecuador.

Basílica del Voto Nacional - Revista CLAVE Turismo Ecuador

El altar principal rompe con el estilo gótico puro y le confiere un toque de originalidad, así mismo la presencia de las “gárgolas” representan animales endémicos y exóticos de la fauna ecuatoriana como caimanes, tortugas, piqueros, armadillos, monos, pumas, entre otros, marcan el toque único de este inédito estilo del neogótico ecuatoriano.

La fachada principal que da a la calle Carchi, recibe a los visitantes con una escultura de la Virgen María y otra del Papa Juan Pablo II. En el centro de las puertas de ingreso se aprecia la forma del Corazón de Jesús coronado por una cruz latina.

Basílica del Voto Nacional - Revista CLAVE Turismo Ecuador

Tres puertas de acceso en las fachadas muestran escenas de la vida de Jesús, la Creación, y una escena de la llegada de los conquistadores españoles y su recibimiento por parte del pueblo indígena. Las cuatro puertas laterales ilustran representaciones del sol y otros astros.

La Basílica cuenta con vitrales de grandes dimensiones que representan escenas de la vida de Jesús y de la Virgen María; rosetones diseñados con coloridos lirios y orquídeas adornan las paredes de los coros que se encuentran en los dos extremos del altar principal, y una cripta pública ubicada en el subsuelo esconde una capilla.

Basílica del Voto Nacional - Revista CLAVE Turismo Ecuador

El padre José María Matovelle impulsó la construcción de este monumento en 1883 y su emplazamiento se definió, en principio, sobre terrenos del sector El Belén. Sin embargo, los estudios realizados determinaron que el suelo no era lo suficientemente sólido para soportar una edificación de esta envergadura. Es así que se vuelca su atención a la quinta de la familia Hurtado, ubicada en Santa Prisca.

Una vez definido el lugar, se realizó la contratación de la obra en Francia, a cargo del arquitecto Emilio Tarlier, experimentado constructor de obras de similares características en España, Francia e Inglaterra. Se asegura que la famosa catedral de Notre Dame (París) fue la principal inspiración de este creador, quien trabajó los planos de la Basílica entre los años de 1890 y 1896.

Basílica del Voto Nacional - Revista CLAVE Turismo Ecuador

Mediante decretos presidenciales emitidos durante los gobiernos de Luis Cordero Crespo (1883) y José María Plácido Caamaño (1884), se inician los trabajos con un presupuesto inicial de 12.000 pesos del Erario Nacional. El 3 de julio de 1885, el IV Concilio Provincial Quiteño declaró la construcción de la Basílica como un compromiso religioso a nombre del país, el mismo que luego de la aprobación del Papa León XIII inició su edificación en 1887.

Basílica del Voto Nacional - Revista CLAVE Turismo Ecuador

El financiamiento de la obra presentó algunas dificultades, no fue hasta el 10 de julio de 1892 que se celebró la colocación de la primera piedra. El Estado ecuatoriano continuó aportando a la obra y en 1895 creó un impuesto a la compra de sal para recaudar dinero. Para 1909 se concluyó con la construcción en barro cocido y ladrillo de la Capilla del Inmaculado Corazón de María, ubicada en la parte norte del templo.

La construcción de la Basílica del Voto Nacional tomó más de cien años. La terminación de la estructura se dio en 1924 y a partir de entonces se oficiaron misas y repicaron las campanas, aunque su inauguración oficial se dio el 12 de julio de 1988, después de haber recibido la bendición del Papa Juan Pablo II, durante su visita en 1985.

La Basílica del Voto Nacional continúa siendo uno de los símbolos más reconocidos y queridos por los habitantes de Quito, quienes saben que están a las puertas del Centro Histórico más grande y mejor conservado de América Latina cuando las altas torres de la Basílica aparecen en el horizonte.

Artículos Relacionados